Brujula
Diez ideas para crear
un nuevo medio

Por Chani Guyot

10 de abril de 2018
1
Admitámoslo, vivimos infoxicados

La sobreabundancia de información genera ruido y nos aturde. Diariamente los medios de Buenos Aires publican más de 1000 notas en el entorno digital, lo que convierte al hábito de informarse en una carrera de obstáculos. Además, la obsesión por el rating digital está dañando seriamente la calidad del periodismo y su vínculo con las audiencias.

Necesitamos un antídoto contra la infoxicación.

2
La jungla de noticias digitales
reclama un GPS

Cada día se publican en el universo digital algunas crónicas reveladoras, historias valiosísimas, columnas que ayudan a entender por qué pasa lo que pasa. El problema es que muchas veces quedan sepultadas bajo la urgencia y el volúmen de la última declaración o el último escándalo.

Necesitamos un GPS que nos ayude a navegar sin naufragar el amplio océano de las noticias.

3
El exceso de negatividad
nos está desconectando

El cinismo periodístico está pasado de rosca. Por supuesto, necesitamos periodistas que ejerzan el rol fundacional de watchdog, pero este exceso de negatividad es una máquina de desactivar ciudadanía. Los que aguantan se convierten en espectadores, y los que no aguantan se desconectan. De los medios y de la realidad.

Necesitamos una mirada más equilibrada para reconectar, para recuperar la confianza y alentar la participación.

4
La narrativa digital es aún teatro filmado

Cuando nació el cine, las primeras películas fueron teatro filmado, y al nuevo medio le llevó unos cuantos años desarrollar su propio lenguaje. Con nuestro periodismo digital muchas veces ocurre lo mismo. Aún estamos aprendiendo a hacer periodismo de calidad en la pantalla del celular.

Necesitamos mucha más experimentación y aprendizaje en la principal plataforma del presente.

5
Somos responsables de las consecuencias de nuestro periodismo

El periodismo nació con propósito, con mística, con sentido político, ideológico o social. También con sentido de responsabilidad. Necesitamos hacernos cargo del efecto de nuestro periodismo en la sociedad y en las personas. Hoy en el periodismo digital sobra la información como commodity, y falta más reflexión, más profundidad, más cercanía. Más periodismo único y distinto, que haga la diferencia.

Necesitamos un periodismo con más empatía, que aprenda a ponerse en el lugar de los otros, y que se haga cargo.

6
Hay que dinamitar las fronteras
de la redacción

La endogamia es posiblemente uno de los principales obstáculos para que el periodismo avance en su necesaria transformación. En la sociedad abierta, las redacciones cerradas no hacen más que agravar sus problemas de sustentabilidad.

Necesitamos dinamitar fronteras y construir la manera de cocrear valor periodístico con las audiencias y otros actores sociales, para abandonar la lógica unidireccional y abrazar la lógica de la red.

7
El papel no está muerto

Dentro de 50 años habrá productos periodísticos en papel. Y no serán muy distintos a los que con éxito existen hoy en algunas partes del mundo. Pero los diarios generalistas (todo para todos) ejercerán ese rol en el entorno digital.

Necesitamos nuevos productos periodísticos impresos. Distintos. Para eludir la naturaleza interruptiva de las pantallas y alimentar el irremplazable y privado placer de sumergirse en la lectura.

8
La publicidad está muerta

Por muchos años más parte de la industria periodística seguirá viviendo de la publicidad. Pero ese sol ya se apagó. Estamos viviendo los 8 minutos y 20 segundos que su luz tarda en llegar a nosotros. En el entorno digital además la publicidad como está concebida hoy, se ha convertido en otro factor que provoca infoxicación.

Necesitamos medios que tengan el coraje de buscar nuevos modelos de negocio y otras formas de relacionarse con las marcas. Y marcas y empresas que tengan el coraje de relacionarse con sus audiencias de una nueva forma.

9
Periodismo con propósito,
periodismo humano

Necesitamos periodistas que sepan responderse: ¿por qué soy periodista? Yo soy periodista porque me interesa conocer y entender, y porque hay historias (por oscuras o luminosas) que merecen ser contadas. Estas historias nos enseñan, nos hablan de nosotros como sociedad y como personas, nos ayudan a entender, a entendernos, nos provocan alegría o pena, despiertan nuestra indignación o nuestra compasión, son nuestro espejo y la voz personal y colectiva de nuestros sueños. Las necesitamos, porque estas historias nos hacen más humanos.

Yo soy periodista porque creo que el periodismo no sólo sirve para contar el mundo, también sirve para cambiarlo.

10
Un medio es una comunidad
de comunidades

Un medio del siglo XXI es, ante todo, una comunidad de comunidades. Es, al mismo tiempo, voz e intérprete de sus lectores, abogado defensor y fiscal, un instrumento de cohesión pero con capacidad para cuestionar su sentido común. Un medio así escucha las preocupaciones de su comunidad, colabora desde su periodismo con la identificación de sus desafíos y provee las herramientas intelectuales y materiales para asumirlos. Un medio del siglo XXI es fundamentalmente un articulador de la conversación social. En tiempos líquidos y veloces, un medio del siglo XXI debe ayudar a sus lectores a levantar la mirada, y convertirse en plataforma de descubrimiento intelectual, debate, participación y pertenencia.

RED/ACCIÓN es, ante todo, un gran ensayo para traducir estas ideas en un medio del siglo XXI.

¡Queremos oír tus ideas!